La luminosa "ruta de los seismiles"

Las altas cumbres de los Andes enhebran un formidable recorrido de pueblos y paisajes.




La llamada "Ruta de los seismiles" es probablemente uno de los itinerarios más sorprendentes que esconde la geografía argentina, un lugar ideal para los amantes de los escenarios vírgenes y de la naturaleza en estado puro. Integrado por 14 picos que superan los 6.000 metros de altura sobre el nivel del mar, el circuito se despliega en el oeste de Catamarca, pegado a la frontera con Chile y ofrece una combinación de pequeños pueblos llenos de encanto y una sucesión increíble de paisajes.

Hasta no hace mucho, la Ruta de los seismiles sólo era frecuentada por montañistas argentinos y extranjeros, que llegan cada año a esta zona para desafiar las complicadas cumbres catamarqueñas, pero en los últimos tiempos se ha convertido en un destino muy visitado por toda clase de viajeros.


Los pueblos del oeste

Viajando hacia el oeste desde San Fernando del Valle de Catamarca, el camino transcurre por la solitaria ruta 60, que conduce hasta el Paso de San Francisco, el punto cúlmine de la travesía. Cuando la silueta de la cordillera ya es una presencia insoslayable en el horizonte, se impone una primera parada en Tinogasta, la localidad más importante del oeste catamarqueño. Fundada en el siglo XVIII, la ciudad ofrece una amplia gama de servicios para turistas y cuenta con dos excelentes museos que atesoran objetos de las culturas indígenas que habitaron en esta región.

Un poco más adelante, continuando por la ruta 60, se encuentra Anillaco, donde se conservan las ruinas de una pequeña iglesia levantada en 1712, y luego el famoso santuario de la localidad de San Pedro. Declarado Monumento Histórico Nacional, el templo de San Pedro fue construido en 1770 y presenta una fisonomía blanca y sencilla, de aires coloniales, con una antigua imagen cusqueña del patrono de la iglesia en su interior.



Justo antes de ingresar al último tramo del recorrido, donde están los dominios de los majestuosos seismiles, aparece la localidad de Fiambalá. Fundada en 1702, la ciudad es un sitio ideal para pasar la noche, ya que tiene varios hoteles y vale la pena dedicar una jornada para pasear por sus calles y visitar los oasis de cultivos que hay en sus afueras.

El reino de los colosos


Después de pasar por Fiambalá, la ruta 60 gira abruptamente hacia el oeste y se coloca de cara a la cordillera. Tras dejar atrás el pequeño poblado de Chaschuil, la carretera vuelve a colocarse en paralelo a las montañas y se convierte en una fabulosa vidriera de espectáculos naturales.

El primer pico en aparecer es el monte Pissis, que se halla justo en la frontera con la provincia de La Rioja. El Pissis, que tiene una altura de 6.882 metros, no solamente es el volcán inactivo más alto del mundo, sino que también pelea con el cercano Ojos del Salado para ocupar el segundo lugar en la lista de montañas más altas de toda América. El debate sobre cuál de las dos es el escolta del Aconcagua tiene que ver con que muchos especialistas no se ponen de acuerdo en la altura definitiva de cada una, que es una diferencia de apenas unos pocos metros, insignificante y fundamental al mismo tiempo.

En la capital catamarqueña se pueden contratar excursiones que llegan hasta varios de los salares que hay por toda esta región. Entre los más impactantes se cuentan los salares de la Laguna Negra y el del Hombre Muerto, donde se puede disfrutar de paisajes increíbles, compuestos por la inmensidad blanca de los mares de sal, las montañas de fondo y grupos de guanacos correteando en diferentes direcciones.

Otro gran espectáculo lo constituyen las solitarias lagunas que se encuentran delante de varios de los grandes picos de esta ruta, como la laguna del Peinado y la laguna Verde. Todos estos parajes transmiten la sensación de ser territorios absolutamente vírgenes y se hallan bastante aislados, por lo que se llega a ellos por medio de vehículos 4x4.



En el corazón de la cordillera, haciendo frontera con Chile están varios de los más importantes seismiles, como el cerro de los Patos y el cerro Tres Cruces. Entre estos, el que mejor se ve desde la ruta es el Incahuasi, que se divisa justo antes del ingreso al último tramo del viaje. El Incahuasi es uno de los picos favoritos por los andinistas y allí se encontró una famosa estatuilla de un ajuar funerario indígena.

Al girar la ruta 60 hacia el oeste aparece el majestuoso cerro San Francisco, que es probablemente el más conocido y visitado de los seismiles, ya que se encuentra muy cerca de la carretera y del Paso de San Francisco.

Este paso, que une el territorio argentino con la localidad chilena de Copiapó es el punto final de un recorrido de casi 200 kilómetros prácticamente desiertos, en los que la presencia imponente de los seismiles invita a reflexionar sobre la real medida del hombre frente a la naturaleza. Desde el hito limítrofe, situado a 4.700 metros de altura, no es posible dejar de mirar hacia atrás y observar en silencio la imagen de los colosos, transmitiendo todo su poder y su paz.



Fuente: http://edant.clarin.com/suplementos/viajes/2008/10/05/v-01774528.htm